Beneficios del ejercicio en la diabetes.

Crear un buen h√°bito, como hacer ejercicio o revisar su nivel de az√ļcar en la sangre, es extremadamente dif√≠cil. Sin embargo, si aprendes el secreto no tiene por qu√© serlo.‚̧ԳŹÔłŹūüöīūü§ł

Mi Experiencia en hacer ejercicio y diabetes.

 

Aprend√≠ este desaf√≠o de primera mano cuando empec√© mi rutina de caminar cada ma√Īana, Normalmente Comenzaba el h√°bito de hacerlo durante una semana m√°s o menos y lo dejaba porque otras cosas se interpon√≠an en el camino. Entonces aprend√≠ el secreto para formar nuevos h√°bitos a trav√©s de un podcast. El m√©todo es que lo hagas durante 21 d√≠as seguidos. Puse 21 d√≠as en mi calendario y los iva tachando a medida que avanzaba. Si dejaba de hacerlo, me dec√≠a a m√≠ mismo que tendr√≠a que borrarlo todo y empezar de nuevo a la 1. Eso me pareci√≥ suficiente para disuadirme desde el principio.

 Cambios en mi

 

Lo que encontr√© durante esos 21 d√≠as mientras observaba conscientemente mis pensamientos y los cambios en el pensamiento me sorprendi√≥. La primera semana estaba emocionado y listo para ir a caminar y¬† no hubo problemas para despertar y saltar en la cinta. La emoci√≥n de algo nuevo que me ayudar√≠a era la turboalimentaci√≥n. La segunda semana es cuando empezaron a surgir los problemas, estaba pensando, ¬Ņrealmente quiero hacer esto? Tal vez deber√≠a parar esta vez. Y reconoc√≠ esto simplemente como los mecanismos de defensa de mi cuerpo desafiando mi cambio de estilo de vida para decidir si realmente es algo que yo quer√≠a. Por una raz√≥n u otra cualquier cambio que tu cuerpo luche por ti tiene que hacer conscientemente ese cambio una parte de ti. Creo que esto es para protegerte.

Mira Tambi√©n¬ŅQu√© es la Glucosa en la Sangre, Y Porque es tan Importante?

Diabetes y deporte

Seguir, Seguir y Seguir

 

A mediados de la tercera semana fue cuando la aceptaci√≥n se hundi√≥, me di cuenta de que as√≠ era como iba a ser y parte de lo que soy ahora. As√≠ que se convirti√≥ en algo tan t√≠pico como cualquier otra cosa que hice, as√≠ que mi mente dej√≥ de luchar contra ello. Todav√≠a no he faltado un d√≠a, aunque algunos d√≠as pueden ser un episodio m√°s corto si el tiempo realmente no permite mi rutina ese d√≠a, pero siempre estoy en ello as√≠ que no abandono ese h√°bito. Ahora creo que me sentir√≠a rara sin hacerlo. El ejercicio a√Īadido a mi vida ciertamente me ayud√≥ a sentirme mejor, con m√°s energ√≠a y m√°s feliz.

Seguí adelante y me obligué. A veces me convenzo a mí mismo de que me pare junto al camino, por desanimo total, en esos casos,  me permito hacer un poco menos ese día y compensarlo otro día.  

Mira TambiénControl de la Diabetes qué parámetros debemos seguir

 

Ahora te reto a que pienses en tus metas. ¬ŅQu√© es lo que realmente quer√≠as hacer?¬† Comience hoy mismo y convi√©rtalo en un programa de 21 d√≠as, un h√°bito. S√≥lo aprenda un h√°bito a la vez. Una vez que pasen los 21 d√≠as ser√° mucho m√°s f√°cil, ¬Ņpuedes esforzarte por ser m√°s feliz? Cuando mis niveles de az√ļcar en la sangre estaban fuera de control s√≥lo iba de un edificio a otro y de regreso. Parec√≠a que el mundo conspiraba para atraparme.

Una vez que conquist√© mis niveles de az√ļcar en la sangre, me di cuenta de que no sentirme bien a causa de los niveles altos de az√ļcar en la sangre era la raz√≥n por la que estaba infeliz y no hacer ejercicio era la raz√≥n por la que estaba cansado todo el tiempo.

 

Mira TambiénNiveles normales de glucosa en sangre para diabéticos

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies